viernes, 27 de marzo de 2009

Viaje relámpago en el tiempo



Hoy he viajado, por unos instantes, en el tiempo. Es curioso comprobar cómo la imaginación aprovecha cualquier instante para colarse por las rendijas de la mañana y ocupar el espacio que debería llenar la radio que retumba en mis oídos.
Iba en el autobús, en medio del atasco que Gallardón nos regala en la calle Serrano cada mañana. Nos paramos, y al mirar el agujero que los obreros de Camerún están haciendo para "algo", descubrí un buen trozo del antiguo pavimento que lucía esta calle. Un pavimento de pequeñas losetas, muy bonito aunque seguro que muy incómodo, al menos para las mujeres.
Cuando me di cuenta de mi propio descubrimiento, me incorporé y me vi a mí misma observando fijamente algún rastro del pasado. Quizá la huella de los carros de caballos, quizá un pañuelo, un pendiente extraviado... ¿algo?
Qué tontería, qué ilusa. En seguida arrancamos y volví a la realidad del Corte Inglés, con su primavera años veinte (como a mí me gusta). Cerré los ojos e intenté imaginarme toda la calle pavimentada de esa forma. Cuántas personas que ya no están pisarían esas losetas. A mí, en las ciudades, me gusta que las cosas se mantengan como estaban. Ya, ya sé que eso tiene mil "peros". Pero todo puede mejorarse sin ser destruído... ¿o no?

3 comentarios:

INÉS dijo...

Bueno ya sabes que a Gallardón le pirria hacer obras.¡Y a mi que Serrano me gusta tal como está!
Cualquier día nos arregla la plaza Mayor y nos hace una pista de patinaje. ¡Que pena!

Luis y Mª Jesús dijo...

Por eso me gusta tanto la Plaza del grano en León. Me bautizaron allí, en la Iglesia del Mercado.
Muchas veces pienso que me equivoqué de época, que tenía que haber nacido cien años antes, en una familia pudiente, a ser posible.
Un beso
María Jesús

ana ladrón Jiménez dijo...

yo tengo una tienda antigua www.antiguacasacrespo.com y todos los días me parece retroceder en el pasado.