sábado, 19 de diciembre de 2009

Historias... en una tienda


Yo no me lo podía creer. Pero ¡lo oí! ¡lo prometo, es real!
He dedicado un rato a salir con mi madre de tiendas para comprar regalos. Si hubiera hecho menos frío en Gijón, reconozco que hubiera sido divertido. Pero tengo el cuerpo dolorido de tanto encogerme.
Entramos en una tienda súper original llena de complementos... Y nos pusimos a mirar gorritos, boinas... algo para tapar la cabeza y evitar que se te caigan las orejas del frío.
La dueña de la tienda era una chica encantadora que hablaba hasta con las paredes. En realidad, hablaba con una pareja y les enseñaba a ponerse los gorros (como en estos últimos años los gorros no se llevaban mucho, no siempre es fácil ponérselos y no parecer un fantoche). A pesar de que hablaba con la pareja, por los gritos que pegaba, en realidad compartía sus "conocimientos" con toda la tienda. En un momento determinado agarró una boina de lana preciosa. Y les dijo: "me encanta este gorrito... es como de estilo REFUGIADO".
¿REFUGIADO?
¿Alguien sabe si este estilo tiene algún otro significado, aparte de un look extraño, de gente que sufre, que tiene poco que ponerse, por no decir nada, porque ha abandonado su casa y su ciudad, para vivir en algún lugar de ninguna parte?
En fin.
Me quedé con la duda.
Y mi madre se fue con una boina. Eso sí, de estilo francés.

1 comentario:

maktub dijo...

me ha encantado esta entrada! me imagino total el gorrillo estilo refugiado, como de pelis de judios...