sábado, 20 de diciembre de 2008

Que se llama soledad



Parece mentira, pero alguna vez letras así describían mi estado de ánimo. Me gustaba regodearme en mi propia melancolía, y hay que reconocer que en eso Joaquín Sabina es un experto. Ya no me siento reflejada en estas letras, pero al volver a leerlas, me parecen lejanas, pero aún "melancólicamente bellas".



Algunas veces vivo
y otras veces
la vida se me va con lo que escribo;
algunas veces busco un adjetivo
inspirado y posesivo
que te arañe el corazón;
luego arrojo mi mensaje,
se lo lleva de equipaje
una botella..., al mar de tu incomprensión.

No quiero hacerte chantaje,
sólo quiero regalarte una canción.

Y algunas veces suelo recostar
mi cabeza en el hombro de la luna
y le hablo de esa amante inoportuna
que se llama soledad.

Algunas veces gano
y otras veces
pongo un circo y me crecen los enanos;
algunas veces doy con un gusano
en la fruta del manzano
prohibido del padre Adán;
o duermo y dejo la puerta
de mi habitación abierta
por si acaso se te ocurre regresar;
más raro fue aquel verano
que no paró de nevar.

Y algunas veces suelo recostar
mi cabeza en el hombro de la luna
y le hablo de esa amante inoportuna
que se llama soledad.

Joaquín Sabina

3 comentarios:

Luis y Mª Jesús dijo...

Me gustan mucho las letras de Sabina, pero no me siento identificada con ellas.
Tu prima estaba guapísima en la función de Navidad, hacía de estrella.
Un beso
María Jesús

Eva dijo...

Me alegro que ya no te sientas asi. Feliz Navidad xa toda la familia!

Ljudmila dijo...

Hola aqui estoy de vuelta. Estaba pensando si habias tenido a tu bebe. Y encuentro la preciosa foto de Maria! Felicitaciones de todo corazon y espero que ya a estas alturas te este dejando dormir! Un abrazo.